dimarts, 31 de març de 2009

15 días después del último post, la situación es tan surrealista que ya no sabría por donde empezar.
Dejémoslo en jamón, codillo, paletilla a toda hora, mini sandwiches improvisados por los compañeros de curro, masajes furtivos en la espalda, florecillas y pendientes con estrellitas.
Pese al mal tiempo, parece que sí, la primavera trompetera ya llegó.